GASTOS DE ENVÍO GRATUITOS A PARTIR DE 35€

Cart

No hay productos en el carrito.

GASTOS DE ENVIÍO GRATUITOS A PARTIR DE 35€

Historia

Aunque el té matcha es una ancestral tradición japonesa, no te sorprendas si te decimos que su origen está en China. Este té verde en polvo nace durante la Dinastía Song, que gobernó China entre los años 960 y 1279.

Eisai, un monje budista, fue el que llevó el matcha a Japón mientras se introducía el budismo zen en la isla de Japón. Curiosamente, la tradición del ritual de culto asociado al matcha fue desapareciendo de China. En cambio, en Japón, la tradición arraigó y se conservó como ritual de culto en los templos. Con el tiempo, la bebida empezó a salir de los templos y empezó a ser consumida por las clases altas japonesas entre los siglos XIV y XVI.

Hoy en día, aún siendo un té, que por las peculiaridades de su producción, es más caro que la mayoría de tés. Es un té verde consumido por todos, porque sus propiedades de sabor y para la salud son muy apreciadas. También su forma de preparación se ha ampliado, desde el tradicional y más clásico matcha elaborado a la manera del ritual del té japonés, hasta los más modernos smoothies. Es muy usado en repostería, para helados, trufas, mochis y otras delicias.

Como se produce el matcha

La especial personalidad del té verde molido o matcha, empieza a crearse semanas antes de su recolección. Las plantas de té son cubiertas para que no les dé el sol, y acaban de crecer a la sombra. A causa de eso, su crecimiento es más lento, su color verde mucho más fuerte y brillante, y algo importante, es que aumenta su contenido en aminocidos lo que provoca que su sabor sea ligeramente más dulce que el resto de tés verdes, más intenso pero menos amargo. Las regiones japonesas productoras de té verde matcha son Uji y Nishio.

Tras cosechar las hojas, éstas se extienden en una superficie para secarlas, desechando los tallos y las venas de las hojas, el resultado lo llaman tencha y sólo de este se obtiene el matcha. Se hace así para que al molerlo el polvo resultante sea muy fino, libre de fibrosidades. También se tiene máximo cuidado en que la temperatura sea baja, para asegurar su perfecta conservación.

Una vez secas, se muelen en molinos con grandes ruedas de granito que giran muy lentamente, para evitar el sobrecalentamiento y conseguir el finísimo y sedoso polvo del té verde matcha.

Un té verde matcha de calidad es fino y sedoso, de un verde muy intenso. Su sabor será dulce, fresco y respetará los sabores vegetales.

Propiedades

Preparación tradicional del té verde matcha

 Necesitamos

Un bol de cerámica de unos 125ml,

Té matcha (1gr por bol),

Agua mineral.

Elaboración

  1. Primero llenamos el bol con agua caliente para calentarlo. Cuando está caliente desechamos esa agua y lo secamos con un paño.
  2. Echamos en el bol el gramo de matcha, para medirlo podemos usar la espátula dosificadora de bambú tradicional.
  3. Vertemos un poco de agua mineral a unos 70℃, es importante que no esté hirviendo.
  4. Después batimos enérgicamente haciendo movimientos en forma de “W” con el batidor de bambú tradicional.
  5. Una vez que este todo bien mezclado y con espumita, terminamos de rellenar el bol con agua, leche, zumo, etc…
  6. Y volvemos a batir en forma de “W”. Después solo te queda disfrutarlo.

El resultado debería ser una infusión de verde muy intenso con una delicada espuma acuosa por encima. Significa que el matcha se ha disuelto satisfactoriamente y ya podemos beberlo.

En Saber Vivir también han hablado de el TÉ MATCHA, pulsa aquí si quieres ver el video, a partir del minuto 16.

 

Deja una respuesta

0

Tu carrito

Quantity: 0 Items: 0
The Cart is Empty
No Product in the Cart!
0,00
0,00
Te avisamos cuando haya stock? Te informaremos cuando tengamos stock del producto. Por favor, déjenos su dirección de correo electrónico.
Abrir chat
1
La Ciudad Perdida
Hola, ¿Te podemos ayudar?